lunes, 19 de febrero de 2018

Mi querida España...

Cecilia dejó su vida en un accidente de tráfico cuando tan sólo tenía 28 años, hace ya 42 años. Versos de una mujer poeta y verdaderamente profunda, que supo emocionar en un tiempo emergente, en plena transición entre el franquismo y la democracia.

Su canción "Mi Querida España" sigue tan vigente, todo un clásico, de esos que no pasan de moda. Posee su punto de transgresión, de ternura y también de tristeza, que la convierten de forma indeleble en una parte de nuestro imaginario colectivo, que marca los rasgos de lo que fuimos, de nuestra herencia.

Porque más allá del ‘Rojo y amarillo, colores que brillan en mi corazón y no pido perdón’ de Marta Sánchez, más allá de oportunismos, infinitamente más allá, Cecilia supo reflejar con su exquisita sensibilidad la heterogeneidad de esta gran país, como muestran estos versos:

Mi querida España
Esta España blanca,
Esta España negra
Pueblo de palabra
Y de piel amarga
Dulce tu promesa
Quiero ser tu tierra
Quiero ser tu hierba
Cuando yo me muera

Mi querida España
Esta España mía,
Esta España nuestra


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Los enamorados que no sabían encontrar el verdadero amor

No sabían cómo debían entregarse
Aunque soñaran con el roce de piel con piel
Nadie podía hacerles sentir impetuoso arrojo
Él tímidamente la buscaba con su mirada
Y ella quedaba turbada cuando la notaba
El amor paseaba como un desconocido

domingo, 3 de diciembre de 2017

La Infancia del Dios Apolo

Apolo y su hermana Artemis, eran hijos de Zeus,  el Rey que gobernaba a los dioses del Olimpo desde su enorme trono negro de mármol pulido de Egipto, y de una diosa menor llamada Leto, siempre cubierta de un velo oscuro, cosa que no tenía nada de extraño, teniendo en cuenta que era una divinidad de la noche.
La verdad que no fue un parto fácil, en el buen sentido de la palabra. Ya que Hera, la diosa Reina, como la que no estaba convencida, se convirtió en la rival de Leto más acérrima. Hera tenía un enorme poder, y podía otorgar el don de la profecía a cualquier persona o bestia que le apeteciese. Por ello contaba con Pitón, una poderosa serpiente engendrada de la Madre Tierra, que había llegado a servir a Tifón.

martes, 14 de noviembre de 2017

Cerca de ti el amor de nuevo despertando...



Entre tú y yo sorteando los caminos de tristeza
Porque juntos buscábamos los aromas de jazmines
Tu madre cuando te despidió la primera vez que salías de casa
Tiernamente te besó y te deseo suerte para volar
En el aire desembocados los recuerdos que te conmueven

martes, 7 de noviembre de 2017

Jadiya, la mujer del Profeta

“A todos los niños si nacen sanos y normales, se les considera seres humanos completos. Esto, sin embargo, no es así cuando se trata de niñas, desde el momento en el que nace y antes incluso de saber hablar, parece que, por la forma en la que gente la observa y por la expresión de sus ojos, hubiera nacido “incompleta” o le “falta algo”, desde el nacimiento hasta la muerte, le obsesionará la misma pregunta: ¿por qué?, ¿por qué su hermano tiene tantos privilegios a pesar de los dos son iguales” (Sadawi:31)
                         Nawal Sadawi, en su libro “La cara desnuda de la mujer árabe”
La muerte de Justiniano fue recibida con júbilo por el pueblo, Bizancio perdió los territorios ganados en Occidente y se convirtió en el Imperio Oriental. Cuatro años más tarde, en la Meca, una mujer llamada Amina trajo al mundo a un niño llamado Mohamed, que fue llamado por los occidentales Mahoma.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Ártemis, la Diosa Cazadora


Ártemis, hermana de Apolo, era la protectora de todos los niños pequeños y de los animales en el periodo de lactancia. Tenía tan sólo tres años de edad estando en los regazos de Zeus, su padre, le dijo: “Las parturientas me invocarán muchas veces, ya que mi madre Leto me llevó en su seno y  me parió sin dolores, y las parcas me han hecho patronas del parto”.
 La diosa primitiva, era una divinidad pastoral muy honrada en Arcadia.  La diosa de los animales, al igual que la Tanit púnica, a diferencia de ésta última también ostentaba la deidad de las mujeres solteras y de la caza y los bosques.

jueves, 19 de octubre de 2017

De todas las mujeres...


Porque el silencio me llena de heridas
De todas las mujeres, ella me inundaba de compresión
Navego si no está en la dirección de los besos huidos
De todas las mujeres, buscando sus labios que me deleitaban